Cómo afrontar la vuelta a la rutina después de las vacaciones

Compártelo

El verano está llegando a su fin y esto significa para muchos de nosotros, el fin de las vacaciones y la vuelta al ritmo de vida frenético y al estrés. Lo hemos pasado muy bien, nos hemos olvidado de los relojes y hemos descansado lo suficiente, aunque nos parezca lo contrario y pensemos que han sido demasiado cortas, como para tener que volver ya. Si nos dejamos llevar por pensamientos negativos, nos parece que nos queda un tiempo larguísimo hasta las próximas vacaciones y sentirnos algo deprimidos. Por eso, mejor no agobiarse e intentar que la adaptación sea gradual y que los efectos del inevitable malestar sean lo más livianos posibles. ¡Afronta tu vuelta con optimismo!

He aquí algunas recomendaciones que te pueden ayudar con este difícil reto:

 

1.   Reserva los últimos días para preparar la vuelta

Aunque todo queremos apurar al máximo, es recomendable, en los últimos días de nuestras vacaciones, preparar el terreno para la vuelta a la rutina. Intenta ir adaptando los horarios de sueño, alimentación, etc. unos días antes para evitar grandes contrastes.

2.   recupera el ritmo de trabajo de manera gradual y creciente
No trates de llegar el primer día y querer resolver de golpe todo el trabajo que se ha ido acumulando en tus vacaciones. Empieza por las tareas de poca intensidad los primeros días, para ir acostumbrándote y poco a poco, ve asumiendo tareas de más concentración y responsabilidad. En tres, cuatro días estará “a full” otra vez.

3.   Con las vacaciones no se acaba todo
Cada fin de semana pueden ser pequeñas vacaciones capaces de hacerte desconectar y salir de la rutina. Aprovéchalos para planear cosas que te ilusionen, realizar actividades que te gusten, hacer cosas parecidas a las que más te gustaron en las vacaciones o bien probar cosas diferentes. Dos días bien aprovechados pueden dar mucho de sí…

4.   Un poco de ejercicio
Retoma la rutina de ejercicios y empieza poco a poco a recuperar la forma. Tú cuerpo y tu mente te lo agradecerán .Las primeras semanas puedes empezar realizando paseos o actividades de baja intensidad para que tu cuerpo vuelva a acostumbrarse y recupere su ritmo habitual. Luego sube el ritmo con carrera o alguna actividad deportiva adaptada a tu condición física, que te divierta y sobre todo, que te haga sentir bien.

5.   Cuida tu alimentación
No caigas en el error de regresar y unir a la ya cuesta arriba vuelta , el comenzar con una dieta de alimentación muy restrictiva. El verano es para disfrutarlo y todos nos hemos pasado un poco con la comida y bebida. Pero no hay que dramatizar. Basta con que retomes la senda de una buena alimentación, sana y equilibrada, una dieta variada que aporte la cantidad de vitaminas y nutrientes que el cuerpo necesita. Ayúdate de un cuadrante de comidas planificadas para la semana y recuerda incorporar frutas, verduras y cereales integrales que te ayudan a cargar las pilas

6.   Nuevos proyectos y tiempo para ti y tus hobbies.
Plantéate nuevos retos y proyectos. Cada otoño es diferente y por ello es positivo que aparezcan cosas nuevas en tu vida. Muchas veces hemos pensado en iniciar cosas, en atrevernos a dar un paso, tanto en lo laboral, como en la práctica de actividades, en formaciones o en iniciativas que te despierten el interés. Aprovecha para apuntarte o ponerlos en marcha. Pequeños cambios pueden reportarte mucho e ilusionarte para una buena temporada. También es importante que, en la medida de lo posible busques tiempo para desconectar de la rutina, relajarte y mimarte. Aunque sea un baño relajante en un día de estrés, un día de amigos o una buena cena en tu restaurante favorito. Te lo mereces y en la medida de que te cuides y te mimes un poco, te sentirás mejor y estarás mucho mejor para todos los que te rodean.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

tres × tres =

También te puede interesar

Boletín One Love

Contacta con nosotros