Cómo poner límites en una relación de pareja

Compártelo

Un límite en una pareja es lo que una persona está dispuesta a aceptar de su pareja. Los límites sirven como una expresión de los valores y creencias esenciales de una persona y reflejan lo que necesitan para sentirse seguras, respetadas y amadas.

Poner límites es necesario para el bienestar emocional y determina el éxito y la longevidad de cualquier relación. Todas las relaciones saludables tienen límites saludables. Poner límites saludables puede transformar tu relación y elevar el respeto que sientes hacia ti mismo.

En las parejas es bastante sano y recomendable establecer límites en áreas como:

-La familia (con qué frecuencia visitar a los suegros, qué días a la semana se tienen para comidas en familia).
-Privacidad personal (por ejemplo, no mirar el teléfono del otro, no verse obligado a llamar a cada momento para decir dónde está cada uno,…).
-Comunicación (por ejemplo, no recurrir nunca a los gritos o insultos).
-Espacio físico (por ejemplo, se pueden establecer acuerdos sobre el sexo, incluyendo cuándo, dónde y cómo).
-Vida casera (cómo se quiere que sea la educación y crianza de los hijos, tareas del hogar, tiempo de calidad).
-Reglas en la relación (tratamiento de la fidelidad, de la confianza y del respeto).

 

En base a lo anterior, os sugerimos algunas maneras de poner y respetar límites con tu pareja:

1.-Tener una comunicación clara, identificando lo que es importante para ti en la relación y en la vida, a qué estarías dispuesto y a qué no, o en que puedes ser más flexible. Después de usa un lenguaje claro al hablarlo con tu pareja, que no dé lugar a dudas.

2.- Claridad en las consecuencias. Una vez que tu pareja y tú hayáis discutido sus límites, lo que debe pasar y lo que nunca debe pasar para que la relación sea exitosa, el siguiente paso es tener claridad sobre las consecuencias si no se respetan los límites.
De nada sirve que no se cumplan las consecuencias de cualquier violación a los límites. Eso mostraría a tu pareja que no respetas tus propios límites y si tú no respetas tus límites, ¿por qué lo haría la otra persona?

3.- Responsabilizarse. todo lo que se hace y dice tiene una consecuencia, ya sea positiva o negativa. Por ejemplo, si con frecuencia criticas a tu pareja, probablemente no querrá ser íntima contigo. Pero si hablas con amabilidad y evitas gritar durante una pelea, hay más probabilidades de que se sienta segura y desee intimidad física y conexión.

4.- Buscar ayuda profesionalPoner límites es difícil. Consultar con un psicólogo matrimonial u otro profesional puede ser sumamente beneficioso. La ayuda profesional te permite siempre ver con otra perspectiva y llegar a un acuerdo en el que todas las partes se vean comprendidas y satisfechas, desde su punto de vista.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve − 7 =

También te puede interesar

Boletín One Love

Contacta con nosotros